CONTRA LA PATRIA, NUNCA TENDREMOS LA RAZON.

Escrito por quetzalcoatl 29-10-2011 en General. Comentarios (0)

Este es el primer artículo que me publicaron en Morelia, Michoacán en 1988.

 

CONTRA LA PATRIA, NUNCA TENDREMOS LA RAZON.

 

   Este fue un “slogan” con el que durante el gobierno de Alfredo del Mazo, en el Estado de México, se daba la bienvenida a los visitantes al Municipio de Ecatepec.

   El día 23 de Junio de l988, en la Ciudad de Morelia, Michoacán, tuve la oportunidad de asistir al acto que con motivo del fin de cursos de secundaria de mi hijo Carlos Alberto, se celebró en el Teatro José María Morelos.

   Para iniciar, con toda solemnidad se rindieron los honores a Nuestra Bandera Nacional, que los asistentes puestos de pie, con todo respeto los escuchamos. Enseguida, un jovencito de los egresados dirigió un mensaje a sus compañeros y para dar fin al programa. Después de entregados los certificados, todos a coro y llenos de entusiasmo, entonamos El Himno Nacional.

   Para mí, como para todos los padres que orgullosos presenciamos el acto, fue un paréntesis que abrimos olvidándonos de las penurias que cotidianamente tenemos que pasar para conseguir lo que nos permita precariamente subsistir.

   Fue un momento para reflexionar en el título de este artículo.

   Ese grupo de jóvenes, que como pavos reales, llenos de belleza en su juventud se mostraban satisfechos por los logros alcanzados y entre sí, se hacían promesas de seguir adelante, nos obliga con su entusiasmo y sana alegría, a trabajar más y a luchar para otorgarles un mundo mejor, porque son el presente y el futuro de Nuestra Patria y Contra ellos Nunca Tendremos la Razón.

   En ese momento me surgió esta pregunta: ¿Qué hemos estado haciendo los mexicanos mientras la camarilla que se adueñó del poder político, económico, social y cultural de México, ha estado violando nuestros Preceptos Constitucionales, robando y dilapidando el dinero del pueblo y pisoteando nuestras raíces culturales?

   Hipócritas antipatriotas, que mientras paseaban nuestros Símbolos Patrios por todo el país, saqueaban nuestros bolsillos, golpeaban nuestro estómago y todavía exigen que nos sintamos orgullosamente mexicanos.

   ¿Acaso La Patria son ellos y sumisamente hemos de aceptar que nos digan que contra ellos nunca tendremos la razón? ¿Que sigan haciendo lo que se les pegue la gana en contra nuestra y de nuestro país?

 

Morelia, Michoacán. Junio 25 de 1988.